El corazón de la Organización (21/11/1968)

107

( Impreso en castellano en Mensajes de Sathya Sai, Tomo 06 cap. 67 )

El corazón de la Organización

21 de Noviembre de 1968

Prashanti Nilayam

ENCUENTRO QUE EN los informes y recomendaciones que me fueron presentados por los presidentes de distrito como resultado de las deliberaciones de los representantes de cada distrito, han incluido sus propias esperanzas y aspiraciones y aquellas ideas que los harían felices. La meta principal de todas las actividades a las cuales están ahora dedicados y las que emprenderán en el futuro es debo decírselo él limpiar la mente. Pueden entregar varios tipos de ropa al lavandero, como pantalones, chaquetas, toallas, dhofis (vestimenta masculina), pero el propósito para el cual se los dan y la operación a la cual se dedica es sólo la limpieza. Por otra parte, en la meditación que estén enseñando, en el discurso que estén preparando o la sesión de bhajans que estén organizando, en el reparto de ropas que estén ofreciendo a los pobres o alguna adoración que estén haciendo, el objeto es sólo limpiar la mente de las manchas del egoísmo, la codicia, el odio, la maldad, la lujuria y la envidia. La única cualidad que deben adquirir como resultado de todo esto es el amor mutuo. Ésa es la señal del devoto Sai, de los devotos de todas las formas de Dios.

Los hombres nacen y mueren; en el intervalo, crecen y declinan. La señal de crecimiento es este amor mutuo, expresado por medio del servicio. Los ricos y las personas importantes tienen muchas personas para servirles; ustedes deben servir a aquellos que no tienen a nadie que les sirva. Sirvan a aquellos que viven sirviendo a otros. Hay miles de Organizaciones que ya están trabajando con tales metas, pero, ¿cuál es la necesidad especial de una Organización que lleve mi Nombre? Deben conocerme en todos y servir a todos con un espíritu de adorativa dedicación. Una hormiga se esforzaba por aferrarse a una hoja seca que flotaba en las olas del mar; una paloma la vio, voló allí y agarrando la hoja en su pico, la puso en tierra seca. La hormiga también es la divinidad engastada en esa diminuta forma. Es tan importante a los ojos de Dios como muchos de los monstruosos moradores de la jungla o del mar; Dios sopesa el amor que los impulsa a salvar, la compasión que los incita a aliviar el dolor. Las Organizaciones Sathya Sai deben emprender el servicio como práctica espiritual, deben verme como el morador interno de todos y hacer su servicio como una adoración.

El presidente de distrito y el presidente de cada unidad deben llevar a cabo sus propias prácticas espirituales. Deben tener completa fe en Dios y esa fe debe ser evidente en cada una de sus palabras, pensamientos y acciones, el espíritu de entrega debe animar cada uno de sus actos. Los presidentes deben iniciar los trabajos que entusiasmen a los miembros. Si la Organización ha de tener éxito, deben tener fe firme en este nombre y forma. Una vez, cuando Garuda fue enviado por Krishna para traer a Hanumán a Dvaraka, se entabló una verdadera pelea porque Hanumán no obedecía la orden de nadie que no fuera Rama; Krishna tuvo que calmarlo enviando de nuevo a Garuda con la petición de que viniera para ver a «Rama» (y no a Krishna).

No busquen ejercer autoridad sobre los demás; busquen más bien descubrir las oportunidades de serles útiles. Cuando uno descuida sus deberes, las posiciones de autoridad empiezan a causar dolores de cabeza. Sean servidores; servidores de Dios, entonces toda la fuerza y la alegría les vendrán por añadidura. Traten de ser amos y entonces despertarán la envidia, el odio, la ira y la codicia en cada uno a su alrededor. Sientan que son un instrumento en su mano; déjenlo que los forme y los utilice de la manera .que él mejor conoce. Encuentro que, una vez que estas unidades empezaron a trabajar, la cordialidad que había prevalecido anteriormente ha desaparecido. Las diferencias de opinión son exageradas, los ánimos se van exacerbando y asoman los malentendidos y las facciones. Los hombres que estaban juntos se van separando. Aquello y esto (Tat fuam) son los mismos, pero ustedes olvidan esto y se distancian. Si se acercan a los «sentidos», el espíritu se aleja; si se acercan al espíritu, los sentidos se alejarán. Apéguense a lo sensorial y lo mundano, es decir, desarrollen dependencia, y se atarán a la cadena de simpatías y antipatías. Despréndanse del anhelo por la fama y la opulencia, es decir, desarrollen indiferencia, desapego, y estarán libres. Sólo ese desinterés los podrá liberar de las ataduras y revelar la Verdad última. El hombre no debe volverse un animal o un ogro; debe volverse Dios. Como la roca que fue tallada por un visionario en una encantadora estatua de Krishna con la flauta, el hombre también debe usar cada golpe del destino como el golpe de cincel de un artista.

He estado revisando los informes que me dieron sobre los puntos que yo había sometido a su consideración. Debo decir que sus sugerencias acerca de cómo obtener fondos fueron uniformemente malas. Sobre este punto, todos ustedes piensan igual y esto no me satisface. El dinero es fundamentalmente rajásico, lleno de peligros y daños. Como las abejas que recolectan y almacenan la miel para un día futuro, el hombre también almacena y recolecta dinero; pero, por desgracia, un día las abejas son ahuyentadas y la miel es robada. Yo no estoy de acuerdo con ninguna de sus ideas para reunir y guardar dinero; no me gusta que ustedes vayan por allí recolectando fondos o haciendo campañas de donaciones. Les aseguro que los fondos aparecerán siempre que ustedes oren sinceramente por cada causa digna. Tengan esa fe y podrán observar cómo los fondos van a venir fluyendo. Los sabios de los tiempos antiguos celebraron muchos sacrificios (yajnas) sin más recursos que la fe y la sinceridad. Ahora ustedes están movidos más por el orgullo, la ansiedad, la falta de confianza; así, no están siguiendo mi sugerencia de una urna para ser llenada en secreto sólo por los miembros activos, uno por uno, sin que estén presentes los demás.

Además, debo decirles que no se necesita mucho dinero para muchos de los renglones de trabajo. El anhelo en el corazón y el nombre en la lengua son suficientes para los bhajans y el nagarasankirtan. Las pastoras de Brindavan cantaban el nombre del Señor en la mañana temprano, mientras batían la leche para obtener la mantequilla. Sus pulseras marcaban el compás, el zumbido de las varas de batir en las vasijas daba la nota de fondo, y la fragante brisa mañanera llevaba la canción al oído de cada vecino. No necesitan reunir una gran cantidad de gente, no necesitan costosos aditamentos; son impedimentos superfluos. No gasten mucho en conferenciantes y oradores. Si algunos quieren tener recompensas monetarias o recibimientos ostentosos, manténganlos lejos. Una silla y una mesa serán suficientes; los altoparlantes son un lujo para la mayoría de sus reuniones. Se han vuelto más símbolo de riqueza que necesidades. Sean ejemplos para las Organizaciones a su alrededor en el cuidadoso manejo de los recursos y en evitar los gastos dispendiosos. Tengan sólo las reuniones que pueden costear; no las convoquen como obligación. La gente debe desearlas y no sentir que hay demasiadas. Los quince o veinte miembros de un Comité o un Centro deben ser capaces de reunir sin ningún problema el dinero requerido para todas estas actividades. No deben atraer a nadie como miembro del Comité por el dinero que pueda tener; guna es más valioso que anna (cualidades y dinero, respectivamente). No necesitan tener ninguna ceremonia especial en el pueblo sino cuando lo visito. Critican a los demás que recolectan por medios engañosos vastas sumas de dinero para enormes reuniones y malgastar los fondos así reunidos de forma dudosa. Deben evitar cometer estos errores ustedes mismos.

Mantengan por medio de su autoestima la distinción única que ahora tienen de tener a un maestro que no le pide nada a nadie ni acepta nada de nadie y que sólo da y da a plenitud a todos los que le piden. Voy a tierras extrañas, entre pueblos extraños, con el don del amor. La paciencia es mi fuerza; no conozco ninguna distinción entre un hombre y otro. Así, todos me aman de igual manera. El dinero es la causa básica de todos los malentendidos y divisiones. Manténganlo lejos, denle el mínimo de importancia. Tengan al amor, la humildad, el desapego y el servicio como fondos.

Hay un canal subterráneo de amor que conecta el ojo con el pie. Cuando el ojo ve una espina en el camino, le avisa al pie y éste se aleja de ella; así es como se cuida el cuerpo. Así también; el presidente de distrito y los presidentes de las unidades deben actuar como los ojos que están alertas ante las espinas y protegen a los pies del daño.

En cuanto a la Conferencia Mundial, considero que debe realizarse sólo una vez cada tres años. La Conferencia Nacional India se realiza mejor en el corazón de la Organización, es decir, aquí mismo, en Prashanti Nilayam.

Prashantl Nilayam

21 XI 68