El papel de los maestros, los padres y los gobiernos (19/07/1994)

122

El papel de los maestros, los padres y los gobiernos

Sai Ramesh Hall, Brindavan

¡Encarnaciones del Amor Divino! ¡Maestros! ¡Estudiantes! ¡Educadores! A pesar de todo el conocimiento que uno pueda haber adquirido, si no se interesa por el bienestar del mundo, todo ese conocimiento carece de valor. Sin buenas cualidades, todo el conocimiento es inútil.

Sin refinamiento de las acciones diarias,

una vasta erudición no conferirá renombre.

Sin moralidad, la conformidad a las reglas

no aumentará la propia valía.

¿Alguien en el mundo los respetará si ustedes muestran

la arrogancia del poder, sobrepasando los límites?

Si, alejándose del Dharma,

ustedes predican el Dharma a otros,

¿serán considerados humanos?

Si no han apreciado el temor al pecado

y no han abrigado en sus pensamientos

el Amor a Dios,

¿qué han logrado hasta ahora?

Sean humanos al menos a partir de ahora,

llevando una vida verdaderamente humana.

¡Encarnaciones del amor! Hoy lo que necesitamos no es un nuevo sistema educativo. Tampoco necesitamos un nuevo sistema social. Tales cambios no servirán para resolver los problemas que enfrentamos. Hoy necesitamos hombres y mujeres que sean puros de mente y corazón. En una sociedad que carezca de pureza mental e integridad de carácter, los seres humanos de mentalidad noble serán pocos. Sin espiritualidad, no habrá ni pureza, ni moralidad ni integridad. Donde no haya hombres y mujeres de carácter noble, el estado no prosperará.

Bharat es como una rosa de muchos pétalos

Ningún país del mundo tiene tantas razas, credos e idiomas como la sagrada tierra de Bharat. Bharat brilla como un jardín multirracial con sus diferentes razas, credos, idiomas y culturas. Los diferentes credos y culturas son como las numerosas flores de un jardín. Las variadas costumbres y culturas contribuyen a la brillantez multifacética de la nación. La magnificencia de esta diversidad está más allá de toda descripción. Bharat es como un loto de muchos pétalos.

Bharat es el hogar de gente que aprecia al Amor como el camino del Espíritu y a la Verdad como el aliento de sus vidas. Desafortunadamente, perdidos en la búsqueda de objetos mundanos, físicos y materiales, los hombres han olvidado su divinidad básica como seres humanos.

Es en este contexto que se ha de examinar el sistema educativo. Los maestros tienen que considerar las características fundamentales de este sistema. Desde los primeros tiempos, el antiguo sistema de educación desarrolló una visión amplia y promovió virtudes y moralidad, que servían para promover ideales nobles en la sociedad. ¿Cuáles son los cambios que vemos hoy en el proyecto educativo? ¿Quién es responsable en esta sagrada tierra de Bharat de formar a los niños de hoy para convertirlos en los ciudadanos ideales de mañana? Sólo cuando se examine apropiadamente esta pregunta se hallarán las soluciones correctas para nuestros problemas. ¿Es la responsabilidad de los padres? ¿O es la de los maestros, que enriquecen los intelectos de los estudiantes? ¿O es la de los líderes nacionales que aseguran estar esforzándose por el progreso de la nación? ¿O es la de los administradores que están a cargo de las instituciones educativas? ¿O es la de los escritores que están produciendo literatura para los estudiantes y el público? Uno puede preguntarse si todos ellos están cumpliendo correctamente con sus respectivos deberes. Que examinen sus corazones y proporcionen la respuesta. Sólo entonces hallaremos las soluciones para nuestros problemas educacionales.

¿Quién es responsable de la indisciplina?

La disciplina ha declinado casi totalmente entre los estudiantes. ¿Cuál es el medio para restablecer la disciplina a lo largo de las líneas correctas? ¿Alguien está tratando de descubrir la causa de la indisciplina o los medios para remediar la situación? Sin tratar de descubrir quién es responsable de esta indisciplina, es un error culpar a los estudiantes. Ellos no tienen la culpa.

La verdad es que no se está enseñando a los estudiantes la grandeza de la cultura y los ideales de Bharat a través de libros y escritos adecuados. ¿Se les están enseñando a nuestros estudiantes las vidas ejemplares de aquellos que lucharon por la libertad y hasta dieron sus vidas por el bien del país? ¿Se les está impartiendo a nuestros estudiantes la inspiración que surge de las vidas de grandes líderes como Bala Gangadhara Tilak, Lala Lajpat Rai, Bipin Chandra Pal y Netaji Subash Bose, que hicieron valer el derecho a la libertad de la nación? ¿Se les está enseñando a nuestros estudiantes el mensaje de los grandes hombres que proclamaron la supremacía de la moralidad y el carácter?

Debe enseñarse a los estudiantes a desarrollar buenas cualidades

A nuestros estudiantes no se les imparten las lecciones de nuestras grandes epopeyas como el Ramayana y el Mahabarata. ¿Se les está enseñando a nuestros estudiantes la historia de Sri Rama, que sacrificó todo para cumplir las promesas de su padre? ¿Se les habla del sacrificio de Dharmaja, que fue al exilio y vivió de raíces y hojas para defender el Dharma? ¿Aprenden acerca de la devoción de Shravanakumar, que hizo todo lo que pudo para servir a sus padres? ¿Se les enseña a los estudiantes algo sobre Ekalavya, que estaba dispuesto a ofrecer cualquier cosa que su preceptor deseara, como la deuda que tenía con él? ¿Se les está enseñando a nuestros estudiantes la historia de Prahlada, que se regocijaba cantando el nombre del Señor y demostró el infinito poder de Dios al ir al rescate de Su devoto? ¿Se les está impartiendo el gran mensaje del Bhagavad Gita, que no sólo es relevante para Bharat sino para el mundo entero? ¿Están recibiendo ellos el mensaje del Buda, que proclamó la verdad de que no hay mayor virtud que evitar dañar a otros?

¿Se les enseña la importancia de la compasión de Jesús? ¿Se les habla del mensaje del Profeta Mahoma? ¿Se les enseñan los himnos de Nanak, que glorifican la unidad de todos los credos? ¿Aprenden ellos acerca del valor y los sacrificios hechos por grandes heroínas como Jhansi Lakshmibai, Padhmini y otras?

Debido a que no se enseñan a nuestros estudiantes tales ejemplos de conductas nobles, su sentido de patriotismo está disminuyendo. El amor por el país se está convirtiendo en indiferencia. Tenemos que desarrollar en los estudiantes un profundo amor por el país. Debe enseñárseles a usar sus talentos y habilidades de un modo digno e ideal. Hoy los estudiantes, sin desarrollar buenas cualidades, están malgastando sus vidas asociándose con malas compañías y dando rienda suelta a sus energías. Sólo el carácter es perdurable. Los estudiantes están yendo por mal camino porque sus virtudes no son cultivadas.

Todos tienen la culpa, no un solo organismo

¿Quién es responsable de esta situación? En el hogar, los padres son responsables; en las escuelas y universidades, los maestros; y afuera, los gobiernos que han fracasado en proporcionar un sistema de educación adecuado y los administradores que no han reconocido su obligación de formar a la gente joven a lo largo de las líneas correctas. Así, la responsabilidad es de todos ellos y no de un solo organismo. En los hogares, los padres deben educar a los hijos a cultivar buenas cualidades y nobles ideales. El conocimiento libresco por sí solo no es suficiente. Es superficial y no es práctico. Los estudiantes también necesitan conocimiento general y sentido común.

Los maestros, por su parte, deben impartir a los estudiantes conocimientos y habilidades que les permitan llevar vidas ideales. Hoy los estudiantes están participando en todo tipo de mezquinos movimientos de agitación. La moralidad y la disciplina han desaparecido. Las instituciones educativas están creciendo en número pero la calidad de la educación está declinando. La razón es que no se proporcionan libros de texto adecuados a los niños.

La moralidad y el carácter han quedado limitados a los libros.

Los corazones están llenos de cosas impuras.

Las manos son usadas para propósitos egoístas.

Éste es el progreso hecho en educación hoy.

Uno paga con daño el bien que le han hecho.

Uno traiciona al hombre que le da de comer.

Los estudiantes se burlan de los maestros.

Éste es nuestro progreso.

Los estudiantes deben cultivar valores humanos. Se les deben impartir las enseñanzas de las almas grandes y nobles. La educación no debe ser para obtener títulos con el fin de ganarse la vida, sino que debe ser una preparación para una vida buena. La educación debe ser para la elevación. Los maestros deben enseñar a los estudiantes la disciplina, la observancia de la humildad y el respeto, e infundir en ellos el espíritu de servicio a la sociedad y el sentido de compañerismo.

Hay sólo una religión, la religión del Amor

Las diferencias de casta y credo deben ser erradicadas de las mentes de los estudiantes. Ellos deben tener el sentimiento de la unidad humana, con fe en Dios. Todas las religiones enseñan esencialmente las mismas verdades. Por ende, ninguna religión debe ser despreciada. Debido a las políticas gubernamentales, se ha desarrollado una actitud equivocada hacia la religión. Está muy de moda el concepto de Estado Secular. Secularismo realmente significa que uno debe tener el mismo respeto por todas las religiones y creencias. No se le puede pedir a nadie que renuncie a su fe en nombre del secularismo. Hay una sola casta, la casta de la Humanidad. Hay una sola religión, la religión del Amor. Hay un solo lenguaje, el lenguaje del Corazón. Imaginen cómo nuestros estudiantes podrán servir a la nación en el futuro si se les enseñan estas verdades básicas. Por ende, desde el principio, los maestros deben dar el ejemplo. Los padres deben ejemplificar los ideales. El gobierno debe ser ejemplar en sus acciones. Debido a que los maestros, los padres y los gobernantes no han dado el ejemplo correcto, hoy nuestro sistema educativo es un desastre.

Los maestros deben combinar la práctica con el precepto, como el instructor de educación física que demuestra los ejercicios que los estudiantes deben realizar. En las ermitas de los antiguos preceptores, así es como los Gurús enseñaban a sus discípulos.

Las seis cualidades que emanan de la mente

La distinción entre el cuerpo y la mente debe ser comprendida en este contexto. El cuerpo puede permanecer quieto con facilidad, pero no puede correr tan fácilmente. En el caso de la mente, mantenerla quieta es difícil pues siempre se está moviendo rápidamente. Del cuerpo surgen los seis enemigos del hombre: la lujuria, la ira, la codicia, la ilusión, el orgullo y la envidia. Hoy el hombre es víctima de estos enemigos. Sin embargo, muchas buenas cualidades pueden emanar de la mente. Las buenas cualidades, los buenos sentimientos, la adhesión a la verdad, la devoción, la disciplina y el cumplimiento del deber son las seis cualidades que emanan de la mente. Éstas son las características que sustentan la condición humana. El hombre es llamado Manuja, aquel que provino de Manu, el autor original del Dharmashastra (el Código de Conducta para toda la humanidad). Éstas son las cualidades que tienen que ser cultivadas y practicadas hoy. Ellas son la propiedad del hombre, junto con su mente. Una buena mente es una mente divina. El cambio en el modo de dirigirse a un estudiante como un “buen muchacho” en tiempos pasados, a decirle “hasta la vista” (1) en el presente, indica la degeneración en la educación.

¡Maestros! Inspiren a sus estudiantes a través de su ejemplo. No den lugar a la ira, los celos o el odio dentro de sí. Enseñen a los niños las tres P: Pureza, Paciencia y Perseverancia. Armados con estas tres cualidades, ellos podrán proteger a la nación mejor que cualquier ejército o bomba atómica. Cuando la Verdad y la Rectitud sean protegidas, la nación estará segura. La Verdad es Dios. Esto es verdad para todos los países, en todas partes, más allá de la nacionalidad o la religión. Tanto la Verdad como la Rectitud trascienden las barreras de espacio y tiempo.

Debe enseñarse a los estudiantes la senda de la espiritualidad. Ellos tienen que desarrollar fe, que genera amor. La confianza en sí mismos es la base y la realización del Ser es el techo. Ese es el destino final del hombre: la plena realización de su potencial humano a través de la práctica de los valores humanos.

La unidad de cabeza, alimento y Dios es vital para todos

Cuando todos los interesados –desde los estudiantes hasta las autoridades educativas- funcionen con este espíritu, ellos podrán lograr todo lo que deseen. Los maestros no deben contentarse meramente con enseñar a los niños. Ellos deben contactar a los padres y averiguar cómo se están comportando los niños en el hogar. La mayoría de los gurús de Bal Vikas están trabajando en zonas rurales. No basta con relatarles historias y enseñarles canciones y bhajans a los estudiantes. Deben hablarles acerca de la salud y el alimento. Por ejemplo, en zonas donde prolifera la fluorosis, ellos deben enseñarles a los niños a tratar el agua contaminada antes de beberla. Los maestros deben enseñarles a purificar sus cabezas y el alimento para realizar a Dios. La unidad de cabeza, alimento y Dios los volverá ciudadanos ideales de Bharat. La unidad es vital para todos, dondequiera que estén y cualquiera sea su país, su religión o su sexo. El amor debe ser la fuerza unificadora. Utilicen los tres días de la Conferencia para explorar todos los problemas relativos a su trabajo en pequeños grupos y tomen decisiones prácticas.

¡Maestros! Promuevan el sentimiento de la unidad humana entre todas las personas, sin importar raza, religión o casta. Hagan que Bharat sea líder de las naciones. Toda la existencia de Bharat está basada en la espiritualidad. Si la espiritualidad se va, Bharat dejará de existir. Si Bharat se va, el mundo entero se irá. La fe en Dios es el aliento vital de Bharat. Con esta fe, Bharat puede enfrentar cualquier desafío. Infundan en los niños confianza y valor. Unifíquenlos a través del Amor y solamente del Amor.

(1) N. de la t.: Juego de palabras entre “good boy”, que significa “buen muchacho” en inglés, y “bye-bye” que significa “hasta la vista”.

Traduccion Mercedes Wesley