¡Héroes si! ¡Ceros no! (03/09/1958)

104

( Impreso en castellano en Mensajes de Sathya Sai, Tomo 01 cap. 15 )

¡Héroes sí! ¡Ceros no!

3 de Septiembre de 1958

Peddapuram

Me complace el poder conversar con tantos de ustedes al mismo tiempo. Ayer y anteayer tuvimos la misma feliz experiencia y miles compartieron las palabras que se hablaron. Ahora, el mundo entero está agitado; está saturado de descontento, ansiedad, temor, parcialidades triviales y odio. A fin de calmar y aquietar al mundo y remover el descontento y la ansiedad, deben tener entusiasmo y valor. Cuando la derrota y la decepción los mira de frente, no deben abandonarse a la debilidad o al desaliento. Nunca deben condenarse a sí mismos como inferiores o inútiles; analicen la derrota y busquen las razones a fin de evitarlas la próxima vez.

Deben tener músculos de hierro y nervios de acero. Entonces su misma resolución generará la confianza necesaria; y ésta vencerá a la oposición. Para la vida, el valor y la confianza son los mejores abonos, también son los mejores insecticidas. Sean como leones en el campo espiritual, dominen la selva de los sentidos y anden sin temor con plena fe en la victoria. Sean héroes, no ceros; pues manava (el hombre) es de la misma naturaleza de Madhava, el Señor del universo; es el imperecedero y eterno Atma. Como la lluvia que cae en varias partes del mundo fluye por miles de canales y llega finalmente al océano, así también las creencias, rituales, religiones y teologías, derivados del anhelo del hombre por el vasto e inescrutable más allá, fluyen en miles de formas diferentes, fertilizando muchos campos, refrescando muchas comunidades, alentando de muchas maneras a las personas cansadas, y finalmente llegan al océano de beatitud.

El Señor es todo amor; así es que puede verse solamente a través del amor; la luna se ve sólo por su propia luz, ninguna otra luz puede iluminar la luna. En la noche de la confusión (vyamoha) el Señor puede verse solamente por la luz que Él mismo es, o sea la luz del amor puro o prema. Él es la verdad (sathya) y lo permanente (nithya), así es que está más allá de las categorías de la falsedad (mithya) y del universo (jagat).

Olviden el engaño bajo el cual viven de que se han puesto viejos o enfermos, de que son débiles o están extenuados. Algunas personas empiezan a contar los años y se afligen por la edad que avanza y se estremecen como cobardes, por temor a la muerte. Pero recuerden que el júbilo es el cielo y la desesperación es el infierno. Tengan siempre algo que hacer y háganlo tan bien que deriven alegría de ello. La confusión (vyamoha) es como el polvo que se asienta en el vidrio de la linterna y empaña la luz. El apego a los objetos sensuales y al placer que dan es el hollín que se pega en el interior de la chimenea; esto también empaña la luz. Cada día limpien la chimenea mediante namasmarana (el recordar el nombre de Dios) y la lámpara brillará para ustedes y para otros. También, desarrollen buenas actividades y tengan grata compañía. Esto les ayudará mucho en sus prácticas espirituales; una atmósfera apropiada es esencial para el aspirante. Es por esto por lo que los sadhakas solían ir y a quedarse en los ashrams mantenidos por los sabios en el pasado. Allí tenían la oportunidad única de sumergirse en buenos pensamientos, buenas actividades y buena compañía. Esto es como mantener una vasija de agua sumergida en agua; así el agua en la vasija no se perderá por evaporación. Pero si la vasija se mantiene al aire de manera que el viento juegue sobre ella y el sol brille sobre ella, muy pronto la vasija se vaciará. Tengan cuidado, por ende, de que el éxito que han alcanzado en la promoción de la virtud, en la victoria sobre hábitos perniciosos y en la adopción de disciplinas regulares, no se desperdicie en compañía frívola, en conversación licenciosa, críticas cínicas o esfuerzos indiferentes.

La Diosa de la victoria sonríe sólo a los héroes; a aquellos que se vuelven leones, fuertes, valientes y aventurados guerreros. Si obtienen la gracia de Madhava se sentirán robustecidos con tanta fuerza que podrán llevar a cabo las tareas más difíciles. Así, pongan al Señor de su lado y saquen de su gracia para todas sus necesidades.

El tesoro más precioso es sin duda la cualidad de santham o ecuanimidad, serenidad. Practíquenla y háganla su actitud natural. ¿Por qué han de alterarse si ven algo malo? ¿Por qué ha de atraerlos el mal? Recuerden que el mal tiene en sí el potencial de volverse bien; y el bien tiene en sí la posibilidad de cambiarse en mal. No hay fuego sin alguna voluta de humo; no hay humo sin alguna chispa de fuego. Nadie es totalmente malo o totalmente infalible. Tomen al mundo como es, nunca esperen que se va a conformar con sus necesidades o normas. La maya envuelve lo bueno con la mácula de lo malo; hace brillar lo malo con el brillo de lo bueno. Discriminen al máximo de su capacidad y desarrollen la capacidad de discriminar. Luchen por ganar, esto es lo mejor que pueden hacer; pocos son los que pueden decir: «he ganado». Su conciencia conoce la verdadera fuente de la felicidad; los empujará hacia el camino correcto; lo que ustedes deben hacer es tomarla como guía y no desobedecerla cada vez que contradice su capricho.

Había dos loros en una mata, gemelos para ser más preciso. Un cazador los atrapó y los vendió, uno a un cruel carnicero y el otro a un sabio que dirigía un ashram para enseñar los Vedas. Después de algunos años, se sorprendió de ver que uno de los pájaros hablaba de manera muy obscena, mientras el otro recitaba los lilas del Señor en un dulce tono musical que encantaba a los oyentes. Así es el efecto del ambiente; de modo que busquen y obtengan la compañía de los buenos (satsang).

Si se abandona la verdad y el hombre resbala por el camino de la falsedad, entonces, como Appa Rao les acaba de decir, el hambre descenderá sobre la tierra en vez del bienestar que la caracterizaba antes. Appa Rao dijo que en el Indostán ha habido muchas manifestaciones del Señor. Es cierto, pues los maestros deben estar donde hay escuelas y las escuelas donde están los niños deseosos de aprender. No pueden tener a los maestros por un lado, a la escuela por el otro, el pizarrón en un lugar y la campana en otro. Hay minas de mica cerca de Gudur; no pueden preguntar por qué no se encuentran cerca de Paddapuram. Es así, esto es todo. De este modo, también en la India hay una mina de espiritualidad y los ingenieros deben venir aquí para operarla, para extraer de ella y prepararla para el uso. Es la razón por la cual aparecen aquí más manifestaciones del Señor. La atmósfera aquí es también conducente para la aplicación práctica de nuevos modos y métodos de extracción y uso para el beneficio de toda la humanidad.

Bharatha significa la tierra de aquellos que tienen rathi o apego a Bha o Bhagavan, o sea, el Señor. El Señor también tiene que venir en forma humana y moverse entre los hombres para que Él sea escuchado, tocado, amado, reverenciado y obedecido. Él también ha de hablar el lenguaje de los hombres y comportarse como los seres humanos, como un miembro de la especie. De otro modo, Él sería denegado y abandonado o temido y evitado. El avatar tiene que tomar a la humanidad y hacerla pasar por el crisol a fin de eliminar la escoria y metales inferiores que han destruido su pureza. Cuando los muchachos abren el grifo sin conocer el mecanismo, el agua los moja con una ducha circular, así el hombre está sumergido en la aflicción porque no conoce el mecanismo para obtener un flujo regular.

Si el héroe es bueno, el drama será magnífico; si el héroe es un fracaso, el drama será un desastre. Los líderes de los pueblos deben tener fe en su propia Atma y la confianza que nace de la misma; entonces pueden conducir a otros; entonces no los van a descarriar, ya que sentirán el parentesco del atma básica en todos.

Appa Rao habló de mí. Mi misterio sólo puede conocerse andando por mi camino, el camino que he establecido. Conózcanse a sí mismos y esto me revelará a ustedes también.

No hay ninguna necesidad de retirarse a una selva o a una cueva para conocer su verdad interna y para conquistar su naturaleza inferior. De hecho, allí no tendrían oportunidad de mostrar su cólera y así una victoria allí podría no ser duradera ni verdadera. Ganen la batalla de la vida estando en el mundo, pero lejos de sus tentáculos. Esa es la victoria por la cual merecen felicitaciones.

Peddapuram, 03-09-1958.

(1) Juego de palabras en inglés en que los términos héroes y ceros son homófonos.