Mensaje de la Pizarra de Pashanti Nilayam del día 11 de Diciembre de 2019

110

El hombre no vive mucho tiempo. Sin embargo, en este corto período de vida, tiene la capacidad de experimentar la dicha divina. Dos personas pueden parecer ostensiblemente hechas del mismo molde. Sus extremidades pueden parecerse. Sin embargo, una podría llegar a ser un ángel y otra una bestia. ¿Cuál es la razón de esto? Al observar su comportamiento, es difícil creer que ambas pertenecen a la misma comunidad. Por lo tanto, principalmente, el comportamiento es importante para el hombre. En cada momento, la vida humana puede parecer simple, superficialmente, pero en realidad no lo es; hay un gran significado inherente en ella. Toda la vida es un gran acto de sacrificio o “yajna karma”. Si el sueño que uno disfruta, después de ofrecer con un espíritu de entrega todas las experiencias del día al Señor, no es Samadhi; entonces ¿qué más es? Debido al sentimiento omnipresente de «Yo soy el cuerpo», el hombre, sin discriminación, explora varias formas de potenciar su ser físico. Por lo tanto, en lugar de pensar día y noche en el cuerpo, presérvenlo solo con el propósito de servir a todos los seres vivos con “Trikarana shuddhi”: pureza de pensamiento, palabra y acción, para que puedan realizar al Ser Superior, ya que no son el cuerpo sino el Atma. (Prema Vahini, capítulo 4)