Mensaje de la Pizarra de Prasanthi NIlayam del día 18 de enero de 2019

139

Casi nadie está libre del vicio de los celos. Los celos pueden surgir incluso en torno a asuntos muy triviales; y de los celos, surge el odio. Para deshacerse del odio hay que practicar constantemente el amor. Donde hay amor, no habrá lugar para los celos ni el odio y donde no hay celos ni odio, hay Ananda (bienaventuranza). Esta alegría verdadera se revela en la Belleza. Bien se ha dicho: “Algo bello es alegría para siempre”. Si ven belleza en alguna cosa, obtendrán alegría de ello. Pero, ¿qué es esta belleza?, ¿es el mundo hermoso?, ¿son hermosos los materiales y los objetos? Sin embargo, estos son temporales, por lo tanto, su belleza solo puede ser temporal. Solo Dios es permanente, por lo que solo Dios puede decirse que es bello. El deber primordial del devoto es buscar el néctar de la bienaventuranza que se obtiene de la contemplación de la belleza de Dios. El medio para experimentar tal dicha es cultivar buenas cualidades y deshacerse de las características perjudiciales. Discurso Divino del 6 de septiembre de 1984.