Mensaje de la Pizarra de Prasanthi Nilayam del día 20 de enero de 2019

131

En nuestras experiencias diarias, hay una serie de ejemplos que revelan la existencia de la Divinidad en cada persona. Consideremos un cine; en la pantalla vemos ríos crecidos que inundan la tierra circundante. A pesar de que la escena está llena de agua de la inundación, la pantalla no se moja ni siquiera con una gota de agua. En otro momento, en la misma pantalla, vemos volcanes en erupción que emanan lenguas de fuego, pero la pantalla no se quema. La pantalla que sirve de base para todas estas imágenes, no es afectada por ninguna de ellas. De igual manera, en la vida del hombre, lo bueno o lo malo, la alegría o la aflicción, el nacimiento o la muerte, vendrán y se irán, pero no afectan al Âtma. En el cine de la vida, la pantalla es el Âtma. Es Shiva, es Shankara, es la Divinidad. ¡Cuando uno comprende este principio, será capaz de entender, disfrutar y encontrar plenitud en la vida! Discurso Divino del 17 de febrero de 1985.