Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam 10-08-2019

123

Para conquistar el egoísmo no es necesario ningún ejercicio riguroso ni el control de la respiración. Ni siquiera una compleja erudición. Las Gopikas confirmaron esta verdad. Eran simples campesinas, ajenas a las conclusiones arribadas a partir de estudios profundos. Narada estaba tan sorprendido de su ignorancia de la ciencia del progreso espiritual que, en una oportunidad, se ofreció para ir e impartirles algunas lecciones de sabiduría  (Jnana ). Al entrar a Brindavan, descubrió que las Gopis que vendían leche y mantequilla en las calles, se olvidaban de pregonar el nombre de los productos que vendían y, en su lugar, gritaban «¡Govinda, Narayana!» Continuamente se lamentaban y proclamaban los nombres del Señor. ¡Así de inmersas estaban en la conciencia de Dios! El polvo de Brindavan era muy sagrado para ellas. No deseaban placeres sensuales (vishayavasana) y, por lo tanto, no tenían ninguna ignorancia (ajnana). ¡Narada se dio cuenta de que no necesitaban lecciones espirituales! ¡En lugar de eso, les oró para que le enseñaran los medios para conseguir ese profundo anhelo por el Señor! Discurso del 15 de abril de 1964.