Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del 13 de noviembre de 2020

20

Debemos examinar la razón por la que el Señor sin forma adopta la forma de un ser humano, y se pone en medio de los humanos. Es para poder mezclarse con los seres humanos y sentar ejemplos e ideales para ellos, y para transmitirles todos los aspectos de lo que deben aprender. Muchos preguntan de manera muy inocente e ignorante, por qué un Avatar, que posee todos los poderes, debe someterse a toda clase de problemas; y por qué debe el Avatar, que posee todos los poderes, tolerar el hambre y el sufrimiento que lo rodean. Un Avatar que tiene todos los poderes debería ser capaz de eliminar en un momento todos esos sufrimientos. Si tal pregunta tiene algún sentido, ¿por qué debería un Avatar venir en un cuerpo humano, en primer lugar? El Avatar podría seguir siendo una Divinidad sin forma y hacer todas esas cosas desde aquella posición. Con el tiempo, bajo ciertas condiciones y cierto medio ambiente, hay que hacer lo que hay que hacer, y hay que realizar esos actos a nivel humano. («Rosas de verano en las Montañas Azules», 1976, Capítulo 6)