Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 04 de marzo de 2020

108

El aspirante espiritual debe tener en cuenta la distinción entre la conducta de la persona corriente (sahaja) y la del aspirante espiritual. La persona corriente no tiene fortaleza (sahana), es engreída (ahamkara) y está llena de deseos relacionados con el mundo (jagat), a través de los cuales está tratando de tener una existencia satisfactoria. Los aspirantes que se dedican a la contemplación del Señor (Sarveswara-chintana) tan incesantemente como las olas del mar (sagara), acumulan la riqueza (dhana) de la igualdad y del mismo amor hacia todos, y se contentan con el pensamiento de que todo es del Señor y nada es suyo. A diferencia de la persona corriente, el buscador espiritual no se doblegará fácilmente ante el dolor o la pérdida, la ira, el odio o el egoísmo, el hambre, la sed o la inconstancia. Reñir por cada pequeña cosa, perder los estribos, entristecerse ante la más mínima provocación, enojarse ante el menor insulto, preocuparse por la sed, el hambre y la pérdida de sueño: ¡estas nunca pueden ser las características de un verdadero aspirante espiritual! (Prema Vahini, capítulo 59, edición en inglés)