Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 06 de diciembre de 2019

118

El carácter perfecto dura hasta el final de la propia vida, más aún, hasta el final de todas las eras; es inmortal y está asociado con el Atma. Tales cualidades inmortales son: la compasión, la bondad, el amor, la tolerancia, la integridad y la paciencia. Los hábitos se forman solo debido a las acciones a las que nos entregamos. Estos hábitos moldean a la inteligencia. Todo lo que tejemos en nuestra imaginación, nuestras aspiraciones y acciones, dejan una huella indeleble en la mente. Debido a esto, el hombre construye su propia percepción del mundo. La condición actual del hombre es el resultado de su nacimiento pasado. Estos hábitos moldean el carácter del hombre. Cualquiera que sea la naturaleza, solo por el proceso de la imaginación y de la práctica, puede ser modificada. Una mala persona no permanecerá así siempre. ¿Acaso Angulimala, el ladrón, no se convirtió en una buena persona solo por el darshan de Buda? ¿No se convirtió el ladrón Ratnakara en Valmiki, el sabio? El hombre tiene dentro de sí la capacidad de cambiar sus tendencias perversas y malos hábitos. El servicio desinteresado, la renuncia, la devoción, la oración y la indagación, permitirán la inculcación de una nueva “svabhava”: conducta. (Prema Vahini, Capítulo 1)