Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 13 de marzo 2021

154

¿Por qué debe uno orar, meditar, contemplar a Dios o comprometerse en buenas acciones si, de todas formas, uno debe afrontar las consecuencias de las propias acciones? Es posible que no puedan ver la transformación que se genera en su interior a raíz de las buenas acciones y de la oración. Incluso, puede que ni siquiera sean capaces de visualizarla con su mente. Sin embargo, esta transformación en ustedes con seguridad atrae la gracia de Dios. Tomen el ejemplo de un frasco de píldoras. Pueden observar que la fecha de vencimiento que aparece en el frasco es el año 1994. Pueden encontrar el frasco y su contenido intactos aún en el año 1999, pero esto no significa que las píldoras serán eficaces si se usan hoy. Las píldoras pueden estar ahí, pero pierden su poder después de la fecha de vencimiento. Del mismo modo, las consecuencias de las propias acciones son inevitables, ya sean buenas o malas, pero ¡la Gracia Divina dejará que sus efectos caduquen! . (Discurso del 3 de septiembre de 1999)