Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 14 de diciembre de 2020

127

Los sabios se dirigían a todos los seres humanos como «Hijos de la Inmortalidad, Amirtasya- putrah.» Pero a pesar de esta afirmación tan precisa y del gozo inextinguible que se puede experimentar a partir de ella, el hombre se degrada a Anrita-putra (hijo de la falsedad), y comienza a quejarse de que le falta esto, aquello o algún otro artefacto para estar cómodo. Los ladrones que le roban los valiosos tesoros de la paz y el contento, el equilibrio y la valentía, son honrados como maestros, y los maestros que garantizan la paz, y la felicidad son tratados con irreverencia y rechazo. Pueden trabar sus puertas y ventanas contra los ladrones, pero ¿quién puede trabar la puerta contra la muerte? Los ladrones: lujuria, ira, avaricia, apego, orgullo y odio son bienvenidos como huéspedes honorables y los verdaderos buenos huéspedes como la tranquilidad y la humildad son expulsado. Discurso del 15 de febrero de 1969.