Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 14 de marzo de 2022

469

Vivir implica la operación, en el individuo, del principio vital que activa a todos los seres. La Divinidad sin atributos asume ciertas cualidades como su naturaleza, y se convierte en saguna. El individuo así formado busca conocer y experimentar la variedad de nombres y formas que están expuestos a sus sentidos de percepción y a su mente. Este es, en pocas palabras, el proceso de vivir, el proyecto de «conocer», de expandir nuestra consciencia. El proceso tiene un comienzo y un fin, implica éxito y fracaso, bueno y malo. «Soy un Jivi, un individuo vivo», «soy una chispa de la Consciencia», «soy el Atma encarnado». Declaraciones como estas no revelan un conocimiento del principio vital. El Jivi es la Divina Consciencia, instalada en una carroza. No es un atado de materia inerte moldeada en una forma y etiquetada con un nombre. Hay solo una Consciencia que todo lo impregna, pero el hombre la experimenta en fragmentos y, tomándola por muchas, anda a tientas en la confusión causada por su propia ignorancia. Sathya Sai (Discurso, 22 de marzo de 1985)