Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 16 de septiembre de 2021

62

A medida que los siglos ruedan uno tras otro sobre la tierra, nuevos problemas aparecen, nuevas circunstancias y aprietos nos confrontan; luego, las leyes y los límites del pasado deben ser modificados por aquí y por allá. De hecho, tales ajustes son parte del diseño. Se debe mostrar a la gente el camino hacia el progreso espiritual bajo las nuevas circunstancias, de modo que el código de la ley, ajustado a la nueva era, se declare obligatorio. Sin embargo, debe tenerse en mente lo que sigue. El Atma-dharma (el dharma divino) enunciado en el Vedanta es eterno e inmutable. No se puede diluirlo ni acomodarlo a las necesidades del momento. La enseñanza perenne es esta: la fe en el Atma como el núcleo, la realidad y la meta, es válida para todos los tiempos. Las verdades del Atma-dharma están basadas en dos fundamentos eternos: el núcleo de la persona y la naturaleza (prakriti), siendo esta última la proyección de la voluntad divina. Por lo tanto, están más allá del alcance de los cambios. Son tan relevantes y tan válidas hoy como lo eran hace miles de años. Bhagavan Sri Sathya Sai Baba. (Sathya Sai Vahini. C.12)