Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 17 de marzo de 2024

47

Todos deben respetar a los demás como a sus propios semejantes, teniendo la misma chispa divina y la misma naturaleza divina. De ese modo, habrá producción efectiva, consumo económico y distribución equitativa, lo que resultará en paz y promoción del amor. Actualmente, está ausente el amor basado en la Divinidad innata, por lo tanto, hay explotación, engaño, codicia y crueldad. Si el hombre toma conciencia de que todos los hombres son «células» en el cuerpo divino, entonces no habrá más devaluación del hombre. ¡El hombre es un diamante, pero hoy en día es tratado por él mismo y por los demás como un trozo de vidrio! El hombre puede realizar su misión en la tierra sólo cuando se reconoce a sí mismo como Divino y cuando reverencia a todos los demás como Divinos. El hombre debe adorar a Dios en la forma del hombre. Dios aparece ante él como un mendigo ciego, un hombre ignorante, un leproso, un niño, un anciano decrépito, un criminal o un loco. Deben ver detrás de esos velos a la encarnación Divina del amor, el poder y la sabiduría, a Sai, y adorarlo a través del seva (servicio desinteresado). Sathya Sai. (Discurso del 1 de abril de 1975).