Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 18 de noviembre de 2019

126

Todos los esfuerzos, todas las conversaciones y todos los placeres finalizan con el cementerio. Cada paso lleva al hombre más cerca de eso, no más lejos. Entonces, ¿por qué deleitarse mientras viven creyendo que esto es real y duradero? Deben haber escuchado lo siguiente: “¡Practiquen dos, renuncien a dos!” ¿A qué se refiere? Las dos cosas a las que hay que renunciar son: a todo recuerdo de (1) el mal que otros les hacen a ustedes, y (2) del bien que ustedes hacen a los demás. Las dos cosas que deben practicarse incesantemente son: (1) la creencia de que la muerte es segura e inevitable, y (2) que Dios existe y cede a la oración y a la pureza. Por lo general, las personas hacen lo contrario: no olvidan el mal que otros hacen ni el bien que ellos mismos hacen; olvidan el hecho de la muerte y el hecho de la existencia de Dios. Si buscan beneficios en cada acto, ¿de qué sirve? Los depósitos bancarios, los inmuebles, los títulos y las riquezas deben ser dejados atrás. Tan pronto como se respira el último aliento, nuestro cuerpo se convierte en una cosa maloliente y de mal augurio, y ¡es removido de la mismísima casa que construyeron y amaron! Mensajes de Sathya Sai, Vol. 6, Capítulo 44, Dic. 1966.