Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 19 de noviembre de 2020

156

Chandramathi era una mujer de excelente carácter. Siempre seguía a su esposo, Harishchandra. Cuando atravesaban dificultades, ella le infundía coraje, diciendo: «Oh, rey, eres muy inteligente y educado. Nunca debes dar cabida a la debilidad ni desviarte del camino elegido. Estamos nadando en el océano de la verdad. No debemos abandonar nuestra resolución hasta que lleguemos a la orilla». De este modo, las mujeres de aquellos días alentaban a sus maridos para que siguieran el camino de la verdad. Sita no derramó lágrimas ni siquiera en las circunstancias más difíciles. Aun rodeada de demonios, nunca les temió. Pasaba el tiempo en la contemplación del Señor Rama, y de ese modo sentó un ideal. Lo mismo puede decirse de Damayanti. Ella fue una persona de virtudes. Con su fuerte determinación ayudó a su esposo para que recuperara el reino. De esta manera, las mujeres de aquellos días adquirieron renombre por su excelente carácter y su maternidad ideal. Las mujeres de hoy deben tenerlas como modelos de vida. (Discurso, 19 de noviembre de 2002)