Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 22 de febrero de 2020

108
La devoción debe ser continua, ininterrumpida, como el fluir de aceite de una a otra vasija. Sin amor (prema), nada en este mundo puede ser adquirido. Solo cuando hay amor, es que el apego (anuraaga) seguidamente produce el deseo de proteger y cuidar. La senda de la entrega en el mono pequeño (markata kishora nyaya), el pequeño debe confiar en su propia fuerza para protegerse. Donde sea que la madre salte, ¡el bebé debe aferrarse fuertemente al vientre materno y no soltarse, aún si algo lo jala! Así también, el devoto debe soportar la prueba en las manos del Señor y sostener el nombre del Señor todo el tiempo bajo cualquier circunstancia, sin agotarse, sin la más mínima traza de gusto o disgusto, soportando el ridículo y la crítica del mundo y conquistando los sentimientos de vergüenza y derrota. El más maravilloso ejemplo de este tipo de devoción, el primero entre los devotos, Prahlada. Prema Vahini, C.51. Versión en inglés.