Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 22 de febrero de 2022

92

Hay tres maneras mediante las cuales los aspirantes procuran entrar en el camino de la meditación. En el camino puro y sereno, uno considera como un deber la repetición del Nombre y la meditación, y por ello está dispuesto a soportar cualquier cantidad de dificultades; uno está totalmente convencido de que todo esto no es más que una ilusión, y por lo tanto hace solo el bien, bajo cualquier condición y en todo momento. Uno desea solo el bien de todos, y ama siempre a todos; uno pasa continuamente el tiempo en el recuerdo y la meditación del Señor. No siente deseo alguno por el fruto de la repetición del nombre ni de la meditación; lo deja todo al Señor. En el camino apasionado e inquieto (rajásico) uno anhela a cada paso el fruto de las acciones propias. Si no obtiene el fruto, la inercia y el disgusto dominan gradualmente al aspirante espiritual, y la repetición del Nombre y la meditación se van secando lentamente. El camino ignorante (tamásico) es peor aún: el Señor es recordado solo en momentos de peligro o sufrimiento agudo, o cuando uno es víctima de la pérdida o el dolor. Sathya Sai (Dhyana Vahini, Capítulo 2)