Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 3 de abril de 2022

152

Dios no reside en ningún lugar lejano. Él es el Hridayavasi (el residente de sus corazones). Krishna respondió al llamado de Draupadi en el instante en que ella recurrió a Él como el Morador Interno de su corazón. Una vez, Narada le preguntó a Vishnu cuál era el lugar al que debía dirigir su súplica para llegar al Señor lo más pronto posible. El Señor dijo: “Dondequiera que Mis devotos canten Mis alabanzas, Yo estoy allí”. El Señor habita en sus corazones. Deben mantenerlos puros y sagrados; entonces, el corazón se vuelve el cielo mismo, lleno de dicha. El cielo y el infierno no están en otra parte. Cuando están felices, eso es el cielo. Cuando se sienten desdichados, eso es el infierno. Si desean experimentar dicha, llenen sus mentes con pensamientos de Dios. Donde está Dios, hay bienaventuranza. Esta bienaventuranza divina es descrita de muchas formas, pero es una y la misma cosa. Del mismo modo, Dios es llamado por diferentes nombres de acuerdo al contexto y al papel desempeñado por la Divinidad. El único Ser Supremo es adorado con diferentes nombres. -Sathya Sai Baba. Discurso del 7 de marzo de 1991.