Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 24 de Diciembre de 2020

114

Un día, el joven Jesús fue a una colina solitaria. Jesús estaba sentado meditando en Dios todo el tiempo. Después de un tiempo, él regresó. En su camino de regreso, en la costa del mar de Galilea, se encontró con un grupo de hombres preocupados. Cuando Jesús les preguntó, ellos le dijeron que eran pescadores y que no habían podido atrapar ningún pez en sus redes por bastante tiempo. Jesús dijo: “Síganme, ¿hay aguas que no tengan peces?” Los condujo hasta el medio del mar y les pidió que tiraran sus redes en un lugar determinado. Para su total asombro y gran alegría, los pescadores encontraron que sus redes estaban llenas de peces. Este evento generó una gran fe en las mentes de los pescadores. La fe es indispensable para la humanidad. Donde hay fe, hay amor. Donde hay amor, hay verdad. Donde hay verdad, hay paz. Donde hay paz, hay bienaventuranza. Donde hay bienaventuranza, está Dios. (Discurso del 25 de diciembre de 2002)