Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 24 marzo de 2021

34

La luz del sol permite al hombre realizar diversas acciones. Sin embargo, el sol permanece inafectado por lo que el hombre hace. Es solo un testigo. De la misma manera, Dios es el eterno testigo. Es inafectado por lo que ocurre a su alrededor. Las nubes, que deben su existencia al sol, cubren al sol mismo. Pero eso no disminuye en absoluto el esplendor del sol. Asimismo, Dios no pierde nada si el hombre, quien debe a Dios su existencia, lo difama. El hombre cosechará por cierto las consecuencias de sus acciones, en tanto que Dios no es afectado por las mismas. Así como las nubes se originan del sol, la mente (manas), el intelecto (buddhi) y la mente subconsciente (chitta) están constituidas por el Uno Mismo Divino (Atma). La mente de ustedes es la responsable de todo sufrimiento, incluso del renacimiento. Por eso, su mente tiene que ser redirigida hacia Dios para que puedan escapar del ciclo de nacimiento y muerte. (Discurso, 13 de septiembre de 1999)