Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 26 de marzo de 2020

13

Las oraciones de los nobles y virtuosos actúan como una invitación, incluso para el advenimiento del Señor. En el mundo exterior, cuando la gente común necesita algo, se acerca a las autoridades y lo solicita. Del mismo modo, en el ámbito interior, cuando no hay posibilidad de adquirir y lograr devoción, caridad, paz y verdad, los nobles y virtuosos que anhelan que estas crezcan, oran al Señor. Luego, escuchando sus oraciones, Él mismo viene y derrama Su gracia. Este hecho es bien conocido. Muchos lo habrán leído en el Ramayana y el Bhagavata; ¿no encarnaron Rama y Krishna porque el Señor escuchó las oraciones de los sabios? Incluso el Santo Ramakrishna, aunque nacido divino, oró a la Diosa Kali para que enviara a alguien que predicase a todo el mundo el código de conducta (dharma) que elimina la injusticia y el egoísmo. Por lo tanto, una y otra vez, deben ofrecer oraciones para el cumplimiento de esta tarea, sin desesperarse ni darse por vencidos si no dan resultado de inmediato. (Prema Vahini, capítulo 70, edición en inglés)