Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 27 de julio de 2020

77

Las palabras están cargadas con un tremendo poder. Cuando, por medio del habla, le comunicamos a una persona algo que perturba su equilibrio o que la hace sufrir, esas palabras agotarán por completo su fuerza física y su coraje mental. La persona se desplomará, mentalmente incapaz de mantenerse en pie. Si, en cambio, a través de las palabras le comunicamos algo feliz o inesperadamente alentador, la persona obtendrá la fuerza de un elefante. Las palabras no cuestan nada pero, sin embargo, no tienen precio. Por ello, deben utilizarse con cuidado. No deben emplearse para el chismorreo, que es estéril, sino únicamente para propósitos puros y productivos. Los antiguos recomendaban el voto de silencio para purificar al habla de todo lo nocivo. Una mente dirigida hacia adentro, hacia una visión interna de Dios, y el habla dirigida hacia afuera, hacia la visión externa del Señor, promoverán la fortaleza y el éxito espiritual. (Vidya Vahini, capítulo 18)