Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 31 de mayo de 2021

53

En el pasado, Shankara se esforzó por restablecer en el corazón del hombre la fe en que él mismo es infinito y todopoderoso. Trató de eliminar los rasgos viles que allí se habían alojado, para que el hombre se dirigiese hacia su Realidad. Cuando alguien tiene un atisbo de esa realidad, se vuelve libre del ego, el orgullo y el abatimiento. Entonces, la adulación no lo complace ni el abuso lo entristece. Permanece estable y seguro, como el pico de una montaña, que ninguna tormenta puede sacudir. Al igual que la pantalla del cine, no es afectado por el fuego de la calumnia ni la lluvia del elogio. El Buda dijo una vez en Buddhagaya que el bien y el mal, la fama y la deshonra, la alabanza y la calumnia, son como los pies; uno no puede avanzar sin ambos. Son inevitables en el proceso de la vida. El alimento y las entrañas están ambos dentro del hombre; tiene venas tanto para la sangre roja como para la azul. Una ciudad tiene cañerías por debajo, que tanto traen el agua potable como se llevan el desagüe. (Discurso del 20 de febrero de 1966).