Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 4 de abril de 2024

26

Debe haber tanto pureza interior como exterior. La pureza corporal se relaciona con lo físico. Abarca actos de limpieza como bañarse, vestir ropas limpias, comer alimentos puros y cosas por el estilo. Pero la mera limpieza externa carece de valor sin pureza interna. Todos, desde el erudito hasta el hombre común, se preocupan sólo por la limpieza externa y no por la pureza interna del corazón. Por muy puros que sean los ingredientes, si el recipiente en el que se cocinan no está limpio, la comida se echará a perder. Para el hombre, su corazón es el recipiente y él debe asegurarse de mantenerlo puro e impoluto. Para purificar el corazón, todos deben llevar a cabo servicio desinteresado. Los apegos y las aversiones, que contaminan la mente, deben ser apartados concentrándose en el servicio desinteresado. Sólo cuando el corazón es puro puede realizarse tal servicio. Por lo tanto, tanto la pureza corporal como la mental son esenciales para un buen devoto. Sathya Sai. (Discurso del 20 de noviembre de 1990).