Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 5 de septiembre de 2021

62

Las virtudes de los maestros se ven reflejadas en sus alumnos; su fe inspira a los jóvenes. Tanto si las personas desperdician su vida y arruinan la vida de los demás con sus estériles búsquedas, o si llevan vidas felices promoviendo la felicidad de los demás, la motivación se halla en manos de los maestros. Una vida sin carácter es tan estéril como un templo sin lámpara, una moneda falsa o un barrilete con el hilo cortado. Un maestro que instruye a los alumnos con un ojo puesto en su salario, y un alumno que aprende con un ojo puesto en un empleo, ambos erran su vocación. El maestro tiene que ayudar al alumno a que despliegue y manifieste las habilidades y cualidades inherentes en él, y alentarlo a que se eleve a la mayor altura de que sea capaz. La Divinidad es el núcleo en ambos, maestro y alumno. El proceso educativo consiste en aumentar la consciencia de esta verdad, y aumentar la utilización de esta fuerza latente. Sathya Sai Baba (Discurso, 22 de mayo de 1982)