Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 6 de agosto de 2022

116

La mente caprichosa vaga de un lado a otro, pero es posible sujetarla a un punto fijo mediante la práctica constante y el entrenamiento persistente en la disciplina espiritual. Esta condición se llama concentración en un punto (ekagratha). También se la llama fijación mental (dharana). El flujo ininterrumpido de aceite de un recipiente a otro es un buen símbolo del proceso mental llamado fijación mental. Para los principiantes en la práctica espiritual, la concentración parece ser muy difícil de lograr porque, después de haber conseguido algunos progresos, no suelen mantener la práctica. Por el contrario, la abandonan, aunque no tienen paz mental en los días en que desisten de la práctica espiritual. La concentración nos dota de divina alegría, inconmensurable sabiduría, visión interior, comprensión de las verdades más profundas, entendimiento más claro y sintonía con la Divinidad. ¡Esta ciencia de la disciplina espiritual (sadhana) es más maravillosa que los tres mundos! Sathya Sai (Dhyana Vahini, capítulo 13)