Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 6 de mayo de 2022

88

Easwaramma concluyó su baño, bebió muy feliz su café, como de costumbre, y se sentó en la veranda interna. De repente, gritó: «Swami, Swami, Swami», tres veces. A esto respondí : «Voy, voy». Dentro de ese tiempo ella dio su último suspiro. ¿Qué signo más grande de bondad se necesita? Ella no necesitó que la sirvieran ni cuidaran. Solo para unos pocos vuelve Swami a la memoria en esos momentos. La mente acostumbra buscar y quedarse en un objeto u otro, algunas joyas o valores. Desde la planta baja, ella llamó: «¡Swami!, ¡Swami!». Yo respondí «Voy, voy», y ella ya se había ido. Al igual que el llamado del elefante Gajendra, y el Señor acudiendo para bendecirlo, los dos cables realizan la conexión ¡y la liberación sucede instantáneamente! Esta es la auténtica consumación por la cual la vida debe esforzarse. Es el signo de una vida ideal y adorable. Tal actitud debe surgir por sí misma, no por medio de fuerzas externas. Sathya Sai. (Discurso del 6 de mayo de 1983).