Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 7 de septiembre de 2021

179

“Esta es la tarea a la que me dedico con mayor gusto”. “Busqué hacerle bien, pero él ignoró mi deseo y trató de hacerme daño”. Según la gente, estas son las causas habituales de la tensión y el estrés que implica el yoga de la acción (Karma Yoga). Esa decepción hace que se pierda interés en la actividad. Queremos hacer el bien, y buscamos hacer el bien a alguien, de alguna manera, con la esperanza de obtener alegría a partir de esto, y distribuir alegría. Cuando esa alegría no surge, !llega la desesperación! Pero el auténtico yogui hace actividades sin apegarse, sin ser consciente de si la acción ayuda, ni cómo lo hace. La lección que enseña el karma-yoga es: “Haz la acción como acción, solo por la acción”. ¿Por qué los karma-yoguis se llenan las manos de trabajo? Porque esa es su verdadera naturaleza; se sienten felices haciendo trabajo. Eso es todo. No negocian ningún resultado; ningún cálculo los apura; dan, pero nunca reciben. ¡No conocen la pena ni la decepción, porque no habían esperado ningún beneficio! (Sathya Sai Vahini, Capítulo 10)