Mensaje del 06-03-2019

145
download
download

Tomen un terrón de sal y déjenlo caer en el agua. La sal se disuelve pronto y desaparece, aunque sabemos que existe en cada gota. No podemos encontrar el terrón pero comprobamos su presencia probando el agua. Del mismo modo, Dios está presente en todas partes aunque invisible. Pero Él puede ser reconocido por el sabor. Ustedes son el sabor, la gotita divina. Esta es la Verdad: “That thou Art” (Tú eres Aquello).Un árbol tiene el tronco cubierto de corteza y miles de raíces para alimentarlo y mantenerlo firme. Tiene ramas que se expanden en todas las direcciones que se van dividiendo en ramitas. Tiene millones de hojas que respiran y obtienen energía del sol. Se realiza a sí mismo atrayendo abejas para fertilizar las flores y convertirlas en semillas. Toda esta variedad de color, fragancia, sabor, aroma y suavidad; de fuerza, resistencia y ternura ha emanado de una sola semilla. De manera similar, toda la creación emanó de Dios. Esta es la realidad. Manténganse firmes en esa fe. Discurso Divino del 2 de enero de 1987.