Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam 13-07-2019

144

En realidad, cada objeto en la naturaleza, cada incidente en el tiempo, les está enseñando una lección. Una mañana, Dakshinamurthy caminaba sin apuro por la playa. Miraba las olas, y de ellas obtuvo una lección. Lenta pero sistemáticamente, las olas fueron transportando una brizna de paja hacia la playa, pasándola de una cresta a otra hasta depositarla en tierra firme. El mar es una amplia extensión, profunda e imponente, pero sin embargo está constantemente dedicado a limpiarse de todo elemento extraño. Sabe que un deseo no debe descuidarse, aduciendo que es sólo una brizna de paja. Empújenlo de regreso a la playa, donde no puede hacer daño. Dakshinamurthy exclamó: «¡Maravilloso! El mar me ha enseñado una gran lección», la lección de que el peligro acecha cuando alza la cabeza un deseo surgido de los sentidos y la mente. El precio de la paz y la felicidad es la eterna vigilancia. (Discurso, 29 de julio de 1969)