Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 01 de Octubre de 2020

27

Se llaman a sí mismos devotos, así que les hablaré acerca del “dharma” de las personas que buscan adquirir devoción. Nadie puede convertirse en devoto por llamarse a sí mismo así ni porque los demás lo llamen así. La devoción implica dedicación sin reticencias; ni siquiera una traza de ego debe permanecer. Solo cuenta el mandato de Dios; Su voluntad prevalece. Como un ebrio, el devoto no tiene ningún sentido del honor o de decencia, de orgullo o de engreimiento. El devoto es un ebrio (“matta”), un loco (“unmatta”), indiferente a todo lo que no está relacionado con su ideal. El devoto es sordo al llamado del hambre y de la sed, se pierde en los pasos de la lógica y calcula erróneamente mientras negocia en el mercado. Narada dice que aquellos que están llenos del licor de la ignorancia, tropiezan tras las sombras del mundo; mientras que aquellos que están embriagados con el néctar de la sabiduría nunca se alejan del Altísimo, que han descubierto es Uno con ellos mismos. (Discurso del 25 de enero de 1963)