Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 10 de diciembre de 2020

153

El hombre (manava) es llamado así porque tiene la habilidad de hacer manana: la meditación interior sobre el significado e importancia de lo que se ha oído. Pero ustedes no han emergido aún de la etapa de Shravanam (el escuchar). Toda la felicidad que ansían está en ustedes mismos. Sin embargo sufren, como alguien que tiene vastas riquezas en la caja fuerte, pero no tiene idea de dónde está la llave. Escuchen con cuidado las instrucciones, reflexionen sobre ellas en el silencio de la meditación, y practiquen lo que les haya quedado en claro a partir de allí; entonces, podrán obtener la llave, abrir el cofre y ser ricos en felicidad. Todos tienen amor en sí, en una u otra forma, hacia una u otra persona, o hacia su trabajo o su meta. Ese amor es Dios, una chispa de Dios en ellos. Tienen Ananda (bienaventuranza), aunque sea pequeña o temporaria. Esa es otra chispa de la Divinidad. Tienen paz interior, desapego, discernimiento, empatía y espíritu de servicio. Estas son la Divinidad, en el espejo de sus mentes. (Discurso, 14 de febrero de 1969)