Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 18 de diciembre de 2020

135

Cuando una gota de agua cae al océano, alcanza la inmortalidad y la infinitud. Si sostienen una gota de agua en la palma de su mano, se evapora en unos pocos momentos. Pero cuando la unen con el océano, se vuelve ilimitada y una con él. Sólo por medio del Amor se puede realizar la unión con lo Universal. Para un devoto que ha logrado tal unión con lo Eterno, todo aparece como Divino. Las Gopikas de Brindavan eran esta clase de devotas. Experimentaron bienaventuranza Divina a través de su intensa devoción. Como un pez que no puede vivir fuera del agua, el devoto que está inmerso en el nectarino océano del amor Divino, no puede existir ni por un momento sin el amor de Dios. No puede disfrutar de ninguna otra cosa. Cada parte de su cuerpo está tan llena de amor a Dios, que cada órgano se expresa en la proclamación de la gloria de Dios o en el servicio a Él. Esta era la devoción que las Gopikas tenían por Krishna. Era algo más allá del intelecto y del poder de la razón. (Discurso del 19 de enero de 1986)