mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del dia 20 de julio de 2020

337

Ningún enemigo puede ser tan insidioso como la envidia. Es un virus mortal. Cuando vemos a otro más poderoso, más culto o con mayor reputación, más riqueza o más belleza, o incluso mejor vestido, la envidia nos perturba. Puede que sea difícil darse cuenta y aceptar la situación. La mente busca medios para disminuir a otros y rebajarles la estimación de la gente. Esto les polucionará el carácter. Dichas propensiones y tendencias malignas nunca deberían echar raíces en las mentes de los piadosos y virtuosos. Estén siempre vigilantes de que el «demonio-envidia» no los posea. La envidia destruye todo lo precioso en ustedes; arruina la salud y daña el sistema digestivo. Incluso les roba el sueño, socava la resistencia física y mental y los reduce al estado de ¡tísicos crónicos! Por tanto, sean felices y alegres cuando otros sean aclamados como buenos y sean respetados por sus virtudes y los ideales que atesoran. Cultiven solo las perspectivas amplias y los motivos puros. Vidya Vahini. C. 17. Versión en inglés.