Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 23 de marzo de 2022

76

Nuestros antepasados practicaban la economía del habla. Los estudiantes de hoy tienden a ser locuaces. El hablar excesivamente daña la mente. «Menos habla, más felicidad». Antiguamente se practicaban tres tipos de austeridades de silencio para controlar el habla. La primera era Vak-mounam (el silencio de la lengua), la segunda era Mano-mounam (el silencio de la mente) y la tercera era Maha-mounam (el silencio supremo). Vak mounam (el silencio del habla) significaba reducir el habla al límite y a las necesidades de la ocasión. Por medio de esta disciplina se evitaba hablar excesivamente. Como resultado, el poder del habla se conservaba y acrecentaba. La disciplina en el habla también daba como resultado la veracidad. Hablar solo la verdad servía para purificar los pensamientos. Por medio de esto adquirían Siddhi (tomar consciencia de la verdad) y Jnana-siddhi (obtener la sabiduría suprema). En consecuencia, la pureza en el habla es vital. Tiene que ser alcanzada mediante la limitación del habla. Sathya Sai. (Discurso del 3 de febrero de 1994)