Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 24 de agosto de 2022

111

Al meditar, no se debe permitir que la mente se aleje del objetivo. Cada vez que se va por la tangente, debe ser conducida de nuevo a la forma en la que se medita. Al final, si uno lo desea así, ¡todas las cosas pueden ser subsumidas en esa misma forma! Sin embargo, al principio solo se debe meditar en una forma. No deben cambiar cada día de una a otra. Insisto, durante la práctica espiritual, uno no debe permitirse pensamientos sobre cosas que no le agraden y que le causan dolor o hacen tambalear su fe. Si aparece alguno de ellos, aprendan gradualmente a acogerlo como algo beneficioso y traten de captar lo bueno en él, en lugar de lo malo. Por supuesto, la mente es inerte (jada). Así como el agua, materia inerte, comienza a brillar cuando es puesta al Sol, la mente inerte toma prestada la refulgencia del Atma y aparece como si tuviera conciencia (Chaitanya). El intelecto (buddhi) se refleja en la mente, por lo que parece que la mente también es inteligente, eso es todo. La verdadera naturaleza de la mente es la ignorancia. -Sathya Sai. Dhyana Vahini, capítulo 13.