Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 27 de abril de 2022

285

Solo cuando la envidia sea erradicada del corazón humano podrá el hombre sentirse satisfecho consigo mismo. El hombre que se contenta disfruta de paz. ¿Cómo surge la envidia? Surge cuando nos comparamos con aquellos que están mejor, o tienen cargos más altos, o sacan mejores notas, o son más apuestos, y sufrimos por la consciencia de nuestra inferioridad. El descontento por la carencia engendra la envidia. Para librarnos de esta mala cualidad debemos mirar a quienes están peor que nosotros. Por ejemplo, cuando miran a aquellos que obtuvieron notas bajas, se sienten mejor por haberse desempeñado mejor que otros. De la misma manera, cuando observamos el estado de aquellos que tienen trabajos inferiores, podemos sentirnos satisfechos con nuestra posición. Luego, para poder librarnos de la envidia tenemos que emprender esta especie de comparación con aquellos que están peor. A su debido tiempo, desarrollaremos un sentido de ecuanimidad tanto hacia los que están mejor como hacia los que están peor. Esta ecuanimidad es una cualidad divina. Sathya Sai (Discurso, 19 de enero de 1989)