Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del día 27 de octubre de 2020

33

El regazo materno es la escuela para todo hombre. Es su primer templo. La madre es la principal riqueza de todo hombre. Reconocer esta verdad acerca de nuestra madre es el deber de toda persona. No hay Dios más elevado que la madre. El padre es nuestro tesoro; la madre es nuestro Dios. En lugar de valorar tan preciosa riqueza y divinidad, los hombres se dedican a toda clase de actividades para adquirir riqueza y posesiones. El padre y la madre son inseparables, como la palabra y su significado. Todos deben apreciar a sus padres como encarnaciones de la Divinidad. La madre y el padre pueden estar físicamente separados, pero espiritualmente son uno. Las buenas madres con más esenciales que las buenas esposas. Una buena esposa es de valor solo para su esposo. Una buena madre es un valor nacional. Desde tiempos antiguos, las Escrituras de la India han glorificado los ejemplos de grandes mujeres como Maitreyi, Sita y Savitri. Sus vidas siguen siendo fuente de inspiración hasta nuestros días. (Discurso 11 de septiembre de 1983)