Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 5 de julio de 2022

150

El niño que llora debe luego dejar este mundo riendo. El valor de la vida se debe juzgar por cómo nos sentimos cuando el fin se aproxima. El amor es la semilla y la devoción es el plantín, el retoño. La fe es el abono, la compañía de los buenos es la lluvia, ofrendarse uno mismo es la flor, y fundirse en unión es el fruto. Con ello, debemos desechar este cuerpo y liberarnos. El Gita aconseja la renuncia a la acción, es decir, el karma sin apego a sus frutos. Algunos karmas se deben realizar como deberes relacionados con el estatus en la vida mundana, y si se los hace con el espíritu apropiado, no atan. Lleven a cabo todos los karmas como actores en una obra teatral; mantengan aparte su identidad y asegúrense de no apegarse demasiado a su rol. Recuerden que todo es solo una obra de teatro, y que el Señor les ha asignado un papel. Actúen bien su papel, y con eso su deber termina. Él diseñó la obra y Él la disfruta. Sathya Sai. (Discurso del 27 de septiembre de 1960).