Mensaje del día 29 de Octubre del 2019

131

Sin entrega, no puede haber liberación. Mientras se aferren al estrecho “yo”, los cuatro muros de la prisión los rodearán. Eliminen al ‘yo’ y serán libres. ¿Cómo aniquilar al ‘yo’? Colóquenlo a los pies del Señor y digan: “Tú, no yo”; de esta forma estarán libres de la carga que los está aplastando. Asóciense siempre con el “Niranjana”: lo vasto, lo ilimitado, lo Divino. ¡Sueñen, planifiquen y trabajen para fusionarse con el Absoluto! Trasciendan todos los obstáculos fijando su mente en su propio infinito. No tilden de mono a su mente ya que es un buen instrumento: puede ayudarlos a lograr la liberación o a permanecer encadenados, depende de cómo la manipulen. Llevará a cabo sus ordenes hasta el más mínimo detalle: ¡puede guiarlos por el camino real hasta la puerta de la realización o puede conducirlos por callejones sin salida! ¡Úsenla sabiamente! Discurso Divino del 24 de mayo de 1962.