Compartan el tesoro común (21/11/1968)

132

( Impreso en castellano en Mensajes de Sathya Sai, Tomo 06 cap. 66 )

Compartan el tesoro común

21 de Noviembre de 1968

Prashanti Nilayam

ES UN MOTIVO DE alegría el que los funcionarios de las Organizaciones Sathya Sai de Andhra Pradesh se hayan reunido de nuevo este año, apropiadamente llamado Kilaka (el nombre del año en el ciclo hindú de sesenta años). Es una señal de que tienen un gran futuro en lo que respecta a este servicio. Kilaka significa el perno de un eje, el remate de un pilar, una columna. El trabajo que hacen será fortalecido y estabilizado por medio de las resoluciones que tomen durante estos días. Es también el mes Margasira. El sira (cabeza, razón, inteligencia) es el marga (camino); ésa es la lección. Para alcanzar a Shiva, sira es el marga. Para alcanzar al Señor, son esenciales la inteligencia, el discernimiento entre lo falso y lo verdadero, lo transitorio y lo eterno, lo irreal y lo real. Es por esto que se les enseña el mantra Gayatri a los muchachos cuando todavía están en una tierna edad, pues apela a la inteligencia que llena el universo para que ilumine la lámpara del pequeño y le permita usar esa inteligencia cada vez más útilmente para liberarse de las ataduras de los sentidos. Hoy es también el primer día de la quincena brillante, cuando, después de una noche de profunda oscuridad, los primeros rayos de la luna caen sobre la tierra.

A fin de enfocar su atención sobre los problemas importantes y aprovechar el tiempo, estoy poniendo a su consideración cuatro puntos de discusión en esta Conferencia. Quiero que, inmediatamente después del cierre de esta sesión, se reúnan por distritos y preparen su informe común sobre estos puntos y me los sometan antes del mediodía. El primero es: los deberes y responsabilidades de los presidentes de las Organizaciones, el segundo, los deberes y responsabilidades del presidente de distrito, el tercero es: el problema de la obtención de fondos, y el cuarto las sedes para la próxima sesión de la Conferencia Mundial de las Organizaciones Sathya Sai y de la próxima Conferencia Nacional India.

Pienso que las Organizaciones van a trabajar bien una vez que el presidente de cada unidad, quien funciona como líder, y el presidente de distrito, quien les da la guía y la inspiración, estén conscientes de sus deberes y responsabilidades y cuando se supere el obstáculo crucial del financiamiento.

Debo decir claramente que noventa de cien entre ustedes no tienen una idea clara del propósito para el cual les he permitido formar estas Organizaciones. No es para dar a algunas personas lugares de autoridad o poder, o para asegurarme fama y publicidad. Es para desarrollar en la Tierra la paternidad de Dios y la hermandad de los hombres sobre bases sólidas. Esto debe ser claramente captado por todos ustedes. No están ocupados en el servicio social por medio de estas Organizaciones; están dedicados a su propio servicio. Todos los trabajos están dirigidos a expandir su corazón y a purificarlo. Ése es el llamado de todos los sabios de esta tierra y de todas las escrituras y textos.

Un río debe ser canalizado para que fluya entre fuertes bordes; de otra forma erosionará y socavará las ciudades que haya en sus riberas; un auto requiere un conductor adiestrado para poner su velocidad al servicio de fines beneficiosos. Ésa es la razón por la cual tenemos reglas y lineamientos para controlar el desenfreno y el orgullo y para dar ejercicios de autocontrol y humildad. Al elegir a los funcionarios, consideren profundamente su aptitud para la tarea; una vez que han sido instalados, no se mofen de ellos ni los critiquen. No trabajen en las metas opuestas. Cooperen con ellos de todo corazón y aliéntenlos a dar todo su talento y entusiasmo a las Organizaciones. La ruina de todas las Organizaciones en esta tierra es la tendencia a desconfiar y destituir a las mismas personas que ustedes han elevado a sitios de responsabilidad. El poder y la autoridad llegan a una persona por medio del trabajo, no por medio de palabras y de títulos. Hasta Dios es conocido y adorado por sus obras.

Recuerden que cada persona tiene tres fuentes de poder en ella: como individuo, como hijo o miembro de Dios y como un altar donde el Alma está instalada. Deben de haber leído cómo Hanumán le dijo una vez a Rama: «Cuando siento que soy este cuerpo, tú eres mi Señor; cuando siento que soy un Alma separada (jiva), sé que soy el reflejo y tú el original; cuando sé que soy el Alma, sé que yo soy tú y tú eres yo». Deben estar conscientes de que no son sino la sombra de Dios, su imagen; entonces, ningún daño podrá alcanzarlos. Dios camina por el camino real de la verdad; la sombra, aferrada a él por los pies, cae sobre los hoyos y montículos, fuego y agua, fango y polvo. Así que si se adhieren a los pies, pueden, como ¡asombra, permanecer igualmente inafectados por los altibajos de la vida. La unión de compañeros aspirantes en una Organización es para promover esta actitud de renunciación y dedicación, no para crear más oportunidades de fomentar facciones. Deben pasar por estas Organizaciones para compartirme, a mí, que soy el tesoro de todos, y obtener el máximo de la paz y felicidad que he venido a derramar.

Prashanti Nilayam

21 XI 68