Guru Poornima

194

Querida Familia,

El 16 de julio celebramos el día del Gurú. Un día sagrado.

Y, ¿qué significa Gurú? “GU” hace alusión a Aquel que ha trascendido las tres cualidades, esto es, lo tamásico, lo rajásico y lo sátvico. “RU” significa Aquel que ha aprehendido el aspecto sin forma de la divinidad.

El Gurú destruye la ilusión y derrama luz. Nos enseña qué hemos perdido para empezar la búsqueda y recuperarlo. Nos enseña que hemos olvidado nuestro nombre real, que hemos perdido la parte más preciosa de nosotros mismos y que ni siquiera estamos conscientes de esa pérdida.

Enorme agradecimiento a nuestro Amado Gurú, Sathya Sai, que no solo nos lo dice una y otra vez sino que con su ejemplo nos muestra cuál debe ser nuestra actitud, nuestro desenvolvimiento en la vida, nuestro quehacer diario hacia nosotros mismos, hacia las demás personas, hacia la naturaleza.

Sathya Sai dice: «desarrollen la visión interna, investiguen la naturaleza del Atma; cultiven amor hacia todos los demás, el amor es el mayor instrumento de concordancia; deben esforzarse constantemente por deshacerse de las malas tendencias: odio, ira, envidia, lujuria, celos, orgullo, ingratitud; aprendan el arte de vivir entre la gente sin sufrir ni hacer sufrir a otros; limpien sus pensamientos, palabras y acciones; no lastimen ni hagan daño en pensamiento, palabra y acción; derramen amor desinteresado, practiquen paz interior y amor universal; purifiquen su corazón y ofrezcánselo al Señor; dediquen una pequeña fracción del día a la meditación, a la plegaria o lectura de las Escrituras; piensen en Dios y agradézcanle el regalo de la vida humana y los diversos talentos de los que los ha dotado; pronuncien el nombre del Señor».

¿Qué más se puede decir? Ya está todo dicho. Sathya Sai se ha ocupado de ello.

¿En verdad somos aspirantes espirituales? Si es así, el primer paso es ganar la maestría de los sentidos. Siguiente paso conquistar la mente. Tercero desarraigo de las tendencias innatas y cuarto obtener la sabiduría espiritual. Los sentidos, la mente y las tendencias innatas tienen que ser superadas y destruidas para que la consciencia de la Realidad Átmica pueda ser ganada.

La vida es un regalo que se nos ha dado para descubrir quiénes somos realmente y ello solo lo podremos conseguir trabajando.

¿Y cómo? Solamente realizando, de manera disciplinada, las prácticas espirituales que elijamos, podremos reducir nuestra ignorancia. La disciplina es vital, tan importante como la columna vertebral para un ser humano.

Dirijamos nuestro tiempo hacia canales útiles con el propósito de elevarnos más alto dentro de la Divinidad. Porque si no es ahora, ¿cuándo lo vamos a hacer? La vida está siendo recortada en cada instante. Hasta cuando dormimos, cada minuto nos hace más viejos. Todos hemos de partir algún día. Debemos irnos con gracia, con una sonrisa y una reverencia. Y, ¿esto se consigue de la noche a la mañana? Nuestro deber es practicar al menos una milésima parte de lo que hemos leído u oído.

Tenemos el deber de identificar los rasgos malignos enraizados en la mente y en cuanto aparezcan desecharlos inmediatamente. Esto requiere un sacrificio interno constante, un observar constante. Y es solo mediante esta vigilancia constante y el esfuerzo continuado que se puede ganar la Gracia Divina.

Día glorioso y de celebración por lo que representa y también día de reflexión sobre nuestra posición en la vida.

Sathya Sai dice: «utilicen el mundo como un campo de adiestramiento para el sacrificio, el servicio, la expansión del corazón y la limpieza de las emociones. Este es el único valor que tiene».

¡No dejemos que el tiempo se nos escape!

Con Amor

Coordinadora Nacional de Devoción

OISSE