Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam 01-09-2019

117

Los bancos tienen bóvedas de seguridad donde los clientes pueden guardar sus objetos de valor, joyas, documentos legales y otros metales preciosos como la plata y el oro que atraen a los ladrones; las personas pueden, entonces, estar libres de ansiedad y dormir en paz. ¿Saben que su Banco Divino también tiene una bóveda de seguridad? En él, ¡pueden entregar y dejar al cuidado de Dios sus joyas: la inteligencia, las destrezas, la capacidad de servicio y la gema que más valoran, es decir, su «ego»! Luego, podrán ser libres y felices. El Divino Banquero los invita diciéndoles: «Ríndanse solo a Mí» (Mam ekam sharanam vraja). Él les asegura que, entonces, no necesitarán afligirse en absoluto (Ma suchah). La riqueza (dhanam) que es aceptable en el Banco Divino, solo llega a aquellos que luchan por ser virtuosos y desapegados, humildes y santos. Las acciones virtuosas (punyam) que realizan, la pureza que logran y el amor que manifiestan: estos son los objetos preciosos que el Señor acepta con gusto que depositen. Discurso del 14 de julio de 1966.