Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del 1 de diciembre de 2023

102

El cuerpo es un carro. El conductor es el principio de la inteligencia (Buddhi). Los sentidos son los caballos. La rienda que regula y sujeta a los caballos es la mente (manas). Cuando la mente vacila y divaga sin un propósito estable, los caballos corren de un lado a otro poniendo en peligro incluso al conductor: el intelecto (Buddhi). El habla es una función importante de los sentidos y sirve a los caprichos de la mente. Por lo tanto, hay que controlar la mente y no contaminarla con la codicia por los placeres sensoriales. La mente tampoco debe ser zarandeada por las olas de «Sí» y «No», de la aceptación y el rechazo, de las resoluciones y vacilaciones. La mente debe actuar de forma asociada al Buddhi. El habla al servicio de la mente y la mente al servicio del intelecto: ¡esta es la manera de lograr la Paz Suprema (Prashanti)! Y presten atención a lo siguiente: lenta e ininterrumpidamente instruyan al intelecto para que se vuelva hacia el Atma. El habla con la mente, la mente con el intelecto y el intelecto iluminado por el Atma: ¡esto les asegurará alcanzar su verdadera meta! – Sathya Sai. (Discurso, 23 de noviembre de 1984).