Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del 17 de abril de 2021

160

Al igual que se extrae el jugo de la caña fibrosa y se bebe solamente la dulzura, del mismo modo en que la abeja liba la miel en la flor sin preocuparse por la simetría y el color de esta, y así como la polilla vuela hacia el brillo de la llama, ignorando el calor y la inevitable catástrofe, así también el buscador espiritual (sadhaka) debe anhelar estar inmerso en la expresión de la emoción de la ternura, la piedad y la compasión, de las cuales está saturado el Ramayana, sin prestar oídos a otros temas. Cuando comemos un fruto , descartamos la piel, las semillas y la fibra. Son cualidades de la Naturaleza que los frutos tengan estos componentes. Sin embargo, nadie los come con el argumento de haberlos pagado. Así también, en este fruto de Rama llamado Ramayana las historias de demonios, ogros y otros (rakshasas) conforman la cáscara. Las acciones malvadas de estas personas son las semillas duras e indigeribles, y las descripciones y eventos mundanos y sensoriales son el cúmulo de fibra sin sabor, todas son envolturas para el jugoso nutriente. Sathya Sai Baba. ( Rama Katha Rasavahini, C1, «Rama- Príncipe y Principio).