Mensaje de la pizarra de Prashanti Nilayam del 24 de agosto de 2020

56

El dinero puede comprar medicamentos, pero solo la paz mental y el contentamiento pueden garantizar la salud. Se puede contratar a expertos en medicina, pero no puede alquilarse la vida. Se dice que Dios encarna para promover a los sadhus. Al decir sadhus, no se refieren a quienes residen en retiros del Himalaya; se refieren a la persona virtuosa que forma la realidad interior de cada uno de ustedes. Su apariencia exterior no es más que una máscara que usan para sentirse falsamente importantes. Todos son sadhus, porque somos prema swarupa, shanti swarupa y amrutha swarupa (encarnaciones de la bienaventuranza, de la paz y de la inmortalidad). Sin embargo, al permitir que la costra del ego engrose sin medida, la auténtica naturaleza es mancillada. Mediante la acción del sathsang (la compañía de personas que tienen la mente puesta en Dios) y atendiendo de manera sistemática al control de nosotros mismos y al mejoramiento de nosotros mismos, podemos sobreponernos a la ilusión que nos hace identificar con el cuerpo, sus necesidades y sus ansias. (Discurso, 7 de septiembre de 1996)