Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del 8 de septiembre de 2022

101

El emperador Bali le dio la bienvenida a Vamana con los brazos abiertos y le prometió que le ofrecería todo lo que él deseara. El preceptor de Bali, Sukracharya, era un sabio consejero. Consciente de que Vamana era una encarnación de Vishnu, le aconsejó a Bali que se retractara de su ofrecimiento a Vamana. Pero la magnanimidad y la grandeza de Bali pueden verse en el hecho de que se negó a aceptar el consejo de su preceptor. Bali dijo: «Cuando el Señor mismo ha venido a mí con las manos extendidas pidiendo un regalo, ¿qué mayor fortuna puedo tener que hacer el regalo con mis humildes manos? Estoy dispuesto a darlo todo sin importar lo que me suceda». Los Vedas han declarado que al observar el Dharma y cumplir con el deber propio para con la Divinidad, no se debe hacer caso a las palabras contrarias provenientes de nadie: padre, madre, preceptor o cualquier otra persona. Bharata, Prahlada, Meera y otros, son ejemplos de aquellos que fueron en contra de los mandatos de la madre, del padre y del marido, respectivamente, al adherirse a su devoción al Señor. Nadie tiene derecho a ser una barrera entre el devoto y el Señor, sea cual sea la relación de esa persona con el devoto. -Sathya Sai. Discurso del 12 de septiembre de 1989.