Mensaje de la Pizarra de Prashanti Nilayam del día 1 de octubre de 2022

54

A las puertas de la liberación (moksha) y el descubrimiento de Uno Mismo (sakshatkara) hay tres guardianes, apostados para validar tus credenciales. Ellos son: la paz o el equilibrio mental, la alegría o el contento, y la indagación o discernimiento (shanti, santosha y vichara). Basta con que te hagas amigo de uno de los guardianes para que los otros te faciliten la entrada. El primero de la serie es la paz. Si haces tuya la paz, el contento es tuyo. El contento es la más elevada fuente de alegría y la posesión más valiosa. Vale tanto como todo un imperio. Sin el contento, el deseo (kama) y la codicia (lobha) alcanzan proporciones peligrosas y llegan a sobrepasar la capacidad de discernimiento. El deseo se convierte fácilmente en codicia, y la codicia degenera hasta ser avaricia y lujuria, la cual te hace saltar de objeto en objeto en loca persecución de la evanescente alegría sensual. ¿Cómo podrían las personas con esas cualidades desarrollar la facultad de la concentración? Sin capacidad de concentración, ¿cómo podrían dedicarse a la meditación? Sin meditación (Dhyana) nadie puede llegar a la Deidad (Daivam). Sathya Sai (Dhyana Vahini, Capítulo 14)